Reiki, Energía de amor consciente y universal

reiki-es-amor

Reiki es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio en todos los niveles:
Físico              :mejoría en dolencias, lesiones, metabolismo, etc.
Emociona      :problemas sentimentales, agresividad, depresión, ansiedad, etc.
Mental            :hábitos dañinos, estrés, insomnio, etc.
Espiritual      :armonía, paz, equilibrio, etc.

Reiki nos enseña a conectar con nuestro ser interior, con nuestra esencia Divina, a incorporar herramientas desde la Luz y el Amor para armonizar tu ser, tu relación de pareja, los espacios donde vives y trabajas, eliminar estados de ansiedad, inseguridad, hacer que nuestro cuerpo se vuelva más sano, el pensamiento más calmado, aumentemos la alegría de vivir e iniciar el camino al encuentro de tu propósito y un balance en todo tu ser. Es permitirnos ser un canal de Luz, alegría, tranquilidad, equilibrio para brindarnos armonía y bienestar a nosotros mismos y luego poder  ayudar a los demás a encontrar su equilibrio.

 REI significa energía universal y Ki energía vital. Es una técnica japonesa redescubierta por el Dr. Mikao Usui, basada en 5 principios:

 5-principios-reiki

 

Reiki es amor, es Dios, es Luz, nos ayuda al  crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia y está aquí y ahora a nuestro alcance para que conectemos con algo que hemos perdido, el poder de autosanarnos. Es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas reconocida por la Organización mundial de la salud (OMS) por sus resultados positivos. Por ejemplo, es altamente recomendable una sesión de Reiki antes y/o después de una operación.

Como rama perteneciente a la Medicina Alternativa, en ningún momento reemplaza la función del médico. Cabe aclarar que los terapeutas Reiki no reemplazamos los médicos, ni somos médicos. Somos facilitadores de equilibrio y armonía, ya que quienes practican Reiki, lo que hacen es canalizar la energía Divina para su ser, estimular su centro energético, para equilibrar sus chakras y así ser Uno y sintonizarse con el amor universal.

En mi experiencia personal, son muchos los beneficios del Reiki entre ellos la facilidad que me brindó de conexión con otros seres de Luz, dejando a un lado el miedo, el temor a reconocer que convivimos en el universo y en este planeta con infinitas entidades, a expandir mi consciencia, armonizar mi relación de pareja, eliminar la ansiedad, soltar la necesidad de controlar absolutamente todo e ir aquietando poco a poco el Ego. También aprendí que no somos sanadores, nadie sana a nadie! Podemos acompañar a las personas en sus procesos de transformación, brindar una guía pero no interferir con su camino de vida ni libre albedrío.

Quienes pueden recibir Reiki?

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.

Cuando tenemos un dolor, una sensación de malestar, lo primero que hacemos es llevar nuestras manitas a la zona que sentimos el malestar, porque inconscientemente sabemos que el tacto humano transmite calor, consuelo, poder sanador. Cuando nuestros bebés caen, se golpean, instintivamente acariciamos o besamos la zona adolorida, cantamos “sana, sana colita de rana sino sana hoy, sanará mañana”, y como se sienten nuestros pequeños? Mejor, seguros que el dolor pasó por el efecto de nuestro amor o que pasará pronto…

 sana-sana-colita-de-rana

Existen muchas técnicas de Reiki: Reiki Usui, Reiki Angélico, Reiki Tibetano, Reiki Karuna, difieren entre sí por quien las redescubrió y por la metodología, pero todas son expresiones de amor, equilibrio y sanación.

A lo largo de nuestra vida se producen eventos, situaciones que aunque no estaban en nuestro plan de vida, debemos afrontarlas y decidir qué hacer. Entendemos que la expectativa humana no dirige ciertos aconteceres de nuestra vida y al no aceptarlos como parte de un aprendizaje y que sea lo que sea lo creamos para avanzar hacia una vida más armónica y espiritual, creamos bloqueos internos que dificultan la circulación de la energía, por ello a veces nos sentimos desarmonizados, enfermos.

Y es aquí donde la medicina alternativa o terapias energéticas, nos invitan a reencontrarnos con nuestro maestro interior: Nuestro cuerpo, nuestra alma, nuestra intuición. Nos invita a que nos escuchemos, a que nos sintamos, a que equilibremos nuestras emociones, nuestro espíritu.

el-cuerpo-grita

Toda terapia bioenergética o trabajo interior del Ser, invita a reencontrarnos con nuestra esencia. No se limita a actuar y crear un bienestar solo en el plano físico, su enfoque es más amplio.  Nos pide que escuchemos y nos reencontremos con nuestra alma, que sintamos, escuchemos y equilibremos nuestras emociones, que desarrollemos nuestra intuición y que nutramos nuestro espíritu.

En las sesiones de Reiki, se restablece el flujo energético, se entra en contacto con la energía Universal y con la energía o campo aúrico del paciente.

Se puede realizar una terapia de Reiki con la persona sentada o acostada, donde el terapeuta Reiki hace el centrado, agradece a la Divinidad por permitir el uso de la energía Reiki, por ser un canal de luz y se dispone con todo su amor para que la energía llegue a donde tenga que sanar y equilibrar. Posteriormente, se van pasando las manos suavemente por el aura o chakras de la persona, manteniendo las manitas encocadas con las palmas hacia abajo. El Reiki no produce efectos secundarios, solo se pueden presentar “crisis curativa” en algunas personas, dependiendo de su nivel de sensibilidad y estado. Es decir, se produce una limpieza energética a todo nivel: físico, emocional, espiritual.

foto-1

Todos somos Reikistas por naturaleza! Todos tenemos acceso al uso de la energía Reiki, no se requiere una cualidad especial, ni estudios profundos. Solo se necesita tener el deseo de conocer y manejar la energía, creer, activar tu sistema nervioso o chakras para que la sientas y así puedas expresarla y usarla para tu mayor crecimiento personal, espiritual, material, ayudarte a ti y a los seres que amas.

Si te re-suena y vibras con esta Energía Reiki te invitamos a vivirla y sentirla en nuestras terapias o talleres.

afiche-reiki

Un abrazo de luz.

 

 

Sandra Moreno

Facilitadora en desarrollo organizacional y personal

Terapias de sanación, consciencia y transformación

Talleres para el alma y el ser

Conéctate con la magia y bondades de la meditación

Hace 4 años empecé a meditar, a conocer y practicar esta maravillosa aventura de adentrarse a otro mundo: tu propio mundo, tú interior. Las cosas iban básicamente bien en mi vida y repentinamente fui despedida del empleo que consideraba era “mi mayor logro en el mundo laboral”, me deprimí y comencé a padecer dolores en el cuerpo a nivel de espalda, cervicales y extremidades inferiores. Leí decenas de libros de autoayuda, conocí pitonisas, canalizadores, seres maravillosos que me acompañaron en mi experiencia. El Universo te envía diversas señales cuando tus decisiones no están sintonizadas con tu misión de vida, solo que en ocasiones nosotros por estar cargados de emociones, bloqueos, deseos de controlar, dirigir, no equivocarnos, no lo vemos como oportunidades de aprendizaje y cierre de ciclos que debemos hacer para pasar a otro nivel de bienestar en nuestra escala evolutiva, sino al contrario nos da miedo recorrer otros caminos, salir de la zona de confort, experimentar la incertidumbre, crear y creer que siempre hay algo ó alguien superior que sabe mejor lo que nos conviene y nuestra misión de vida.

meditacion-principal
Hasta que un día mi mente hizo click con la palabra PAZ INTERIOR, es decir, de todo lo que yo había leído y comprendido, lo que resonó con mi ser y recuerdo que el mantra que me sostenía en ese entonces y así lo lancé al Universo fue: “deseo experimentar paz interior en mi vida de pareja, familiar, laboral, que todo lo que yo decida y haga sea con amor para mi mayor bienestar y traiga paz a mi espíritu”. (Luego aprendí, que lo pides y creas con Dios y el Universo para ti debes desearlo para toda la humanidad).
Leí algunas técnicas de meditación y expansión de conciencia desde el método Silva, Deepack Chopra, Doreen Virtue, Barbara Marcianik, Drunvalo Melquizedec, Connie Mendez, Hoponopono, Osho, Louse Hay, Papa Jaime, Padre Gonzalo Gallo, y un sinnúmero de ayudas de maravillosos maestros, sin embargo, sentí que realmente debía experimentar y desarrollar mi propio mecanismo para aquietar mi mente, pero ante todo encontrarme con mi propia alma, escucharme, sentirme. La meditación ha sido una herramienta que me ha acercado a lo que mi alma estaba deseando: experimentar paz interior. Y sabes que lo logras cuando simplemente las acciones, decisiones o circunstancias las tomas o vives con la tranquilidad y seguridad basada en el amor y la confianza, no por emociones negativas como el miedo, el orgullo, no te genera ansiedad o duda, es como un estado cero: no piensas, no te cuestionas, solo se siente bien y en comunión con Dios, la Divinidad o el Ser Superior, interiormente sabes que es correcto.
Al ir practicando poco a poco la meditación, me di cuenta que todos mis dolores físicos, eran dolores emocionales que no quería enfrentar o resolver, aprendí a no sentirme triste, ansiosa o por lo menos no evitar sentir estas emociones, porque si se presentan es para experimentarlas y decidir qué hacer con esas emociones, puedo escoger escucharlas y no sufrir como forma de vivir en equilibrio. También estoy aprendiendo a ser más consciente con la alimentación y el efecto en mi salud.

Lo que se deriva de ese primer paso, de ese trabajo diario de instrospección, va de acuerdo a tu constancia y camino evolutivo. Poco a poco vas quitando capas como la alcachofa, hasta que llegas al corazón. Es como si te dispusieras con tu Luz y tu amor propio para que alguien coloque puertas mágicas para que las abramos, entremos y experimentemos conocernos nosotros mismos, sin obstáculos, sin miedos, sin temor a ocultarnos de algo o alguien, para finalmente liberarte de viejos patrones, aceptarnos con amor como somos realmente, despertar y vivir con consciencia.

¿ Como empezar la práctica de la meditación?
nino-meditando
Cuando me piden en las consultas que les enseñe a meditar, que les sugiera un método para comenzar, siempre les digo lo mismo y lo básico: meditar es encontrarse contigo mismo, es un acto de amor hacia ti mismo que te da paz y tranquilidad, solo pendiente de lo que hacemos, con todos nuestros sentidos. Puede ser mediante una oración, escuchar, sentir y cantar una canción que te remueve sentimientos, te toca fibras, pintar, escribir, decorar, ir en el carro o sistema de transporte que haya en tu ciudad/país y desear solo buenos pensamientos al conductor, a quienes te acompañan en ese momento, y mientras lo haces experimentar las sensaciones con toda tu conciencia.

Una de mis meditaciones preferidas que realizo por lo menos 1 o 2 veces en el día es la siguiente:
1. Me envuelvo en luz blanca y la llama violeta, creando con Dios, mis ángeles y seres de luz que me acompañan, un espacio de amor y conexión para recibir la guía divina que me corresponda y necesito en el momento.
2. Respiro tantas veces sea necesario inhalando por nariz muy lentamente, retengo la respiración y suelto. Simultáneamente visualizo como una luz blanca que ingresa por mi coronilla recorre todo mi cuerpo y trae paz, amor, tranquilidad, comunión con Dios, abundancia, prosperidad. Y de mis pies salen raíces que conectan con la Madre Tierra y le agradezco todos sus frutos y amor que también nos brinda y le reitero mi compromiso de ayudarla también para su mayor bienestar, porque si ELLA está bien todos quienes vivimos y nos nutrimos de ella también lo estamos.
3. Cuando recién inicias es normal que aparezcan pensamientos del día, de lo que hiciste, lo que vas a hacer, en fin. Déjalos pasar como las nubes en el cielo, es tu ego, que sabe que lo vas a hacer desaparecer por unos instantes. Si te sirve, puedes decirle a tu ego palabras como: “gracias por lo que me estas mostrando, ahora he decidido darme un espacio de amor”. Y sigues con el ejercicio de la respiración y la conexión.
4. Luego viene un estado de total calma donde me visualizo rodeada de los elementales de la naturaleza como son los de Tierra y Aire. Es ahí donde le hablo a mi Ser Superior y le comentó el día que tuve, las palabras que dije, las acciones o decisiones que tomé, si siento emociones como llanto, felicidad, tristeza, rencor, me doy permiso de sentirlas y que salgan a la Luz. Este es el momento que más amo: es como si me quitara una carga de encima y las entregara a los seres divinos para que me ayuden y direccionen.
5. Con el tiempo aprendí que debía quedarme en silencio y esperar una respuesta. Nos quejamos que Dios, nuestros ángeles y seres de luz no se comunican con nosotros; ¿cómo van a hacerlo si solo nosotros somos quienes hablamos? La vibración de ellos es elevada y recibiremos sus mensajes de diferentes formas entre ellas puede ser mediante clarividencia, clariaudiencia, clarisensibilidad, clarisapiencia, clariolencia. Por eso, la vibración de nosotros también debe ser elevada. (Leer el artículo: Para que nos sirve una actitud positiva http://hermandadblanca.org/enfrentar-miedos-eliminar-traumas-bloqueos-2/).

6. Si no recibes mensajes en ese momento de meditación, no te desesperes, ni preocupes. Agradece ese estado de comunicación y exprésales a los seres de luz que no ha sido claro el mensaje que ellos quieren darte y que agradeces por favor te lo confirmen en sueños, señales en un tiempo específico. Ellos siempre nos escuchan, nos acompañan y colocan la Guía Divina que necesitamos en el momento apropiado.
7. Vuelvo a sentir mi cuerpo, mi respiración, agradezco la conexión a mis ángeles y guías y cierro con una bendición en la luz y en el amor para mi ser interno, mi familia, seres que me rodean y esta hermosa bolita Azul en el Universo llamada Tierra.

¿Porque me gusta y recomiendo practicar la meditación?
*Cuando practico la meditación me reconforta sentir ese momento que tanto han descrito maestros como Cristo, Buda y en nuestra actualidad Eckhart Tolle: vivir, experimentar el AQUÍ Y EL AHORA, no pensar que pasó ni que pasará, solamente el momento PRESENTE, el momento que simplemente ES. Me gusta cómo me siento después: serena, tranquila, confiada y aunque muchas veces no tengo la respuesta inmediata o desconozco que hacer ante ciertas situaciones, estoy aprendiendo lo que esta filosofía de vida nos trae que incorporar en la vida que la verdad y la Luz están dentro de nosotros.

*Veo a mi alrededor y no soy ajena al dolor y sufrimiento que hemos creado como seres humanos, experimentamos el miedo a la soledad, a perder lo que hemos construido ya sea material, laboral, familiar, los apegos, los abandonos, los egos de poder, querer ser alguien, porque así nos ensenaron nuestros padres y la sociedad: “estudie o trabaje para que sea alguien en la vida”, para finalmente acumular ansiedades y miedos que nos llevan al más grande de todos MIEDO A VIVIR. El sistema y la sociedad nos enseñan que todo esto se quita con una pastilla para el dolor, la ansiedad, el stress, y como toda medicina alopática tiene sus efectos secundarios: puede tratar una afección del sistema cardiaco, y afecta el sistema digestivo, nervioso, respiratorio, etc, entonces debemos volver para que ahora nos receten otra pastilla y volvemos a repetir el ciclo. Conocer de donde proviene ese miedo, esa ansiedad, sería el primer paso y herramientas como la meditación son de gran ayuda.

abrazos-ninos

*Siento que como adultos y quienes somos padres tenemos un compromiso de dejar este mundo mejor de lo que está. Pienso en mis padres y en los niños de HOY. Algunos escogimos familias estructuradas en el amor, en el ejemplo, la unión, el respeto, la tolerancia y la compasión, herramientas poderosas que fueron y son nuestras raíces para que cuando se presenten los momentos difíciles los enfrentemos y solucionemos. Otros niños escogieron otro camino de evolución con carencias afectivas y emocionales donde los padres, maestros, terapeutas, hacen lo mejor que pueden, desconociendo la importancia del manejo de las emociones y las sanas relaciones como aquella básica y primordial que es amar y respetar nuestro propio cuerpo. Es su aprendizaje recorrer ese camino y el nuestro respetarlo o simplemente acompañarlos, por más deseos e intenciones que tengamos de ayudar. Si desde pequeños les enseñamos a conocerse, aceptarse, emocionarse, sorprenderse, reflexionar, estar atentos, concentrarse, expresar lo que realmente sienten, amar y respetar la naturaleza, conocer sus ciclos internos, podrían entender que las emociones que aparentemente son negativas, los obstáculos, las tensiones, los disgustos, son en realidad oportunidades para lograr la armonía y el equilibrio, que se pueden alcanzar sin necesidad de métodos externos y diferentes a ellos mismos, que está en su interior cambiar la actitud, pensamiento, acción y sentimiento. Dalai Lama dice: “Si enseñamos meditación a cada niño de 8 años, eliminaríamos la violencia en solo una generación”.

* Cuando meditas sientes el aire y eres consciente de tu respiración, la respiración es vida, vida que construimos a cada instante. Como dice Louse Hay: “lo único que necesitas para vivir, está siempre ahí, no necesitas pensar si en la próxima respiración te faltará el aire, simplemente ahí está”. Si eres consciente de tu respiración, eres consciente de tu vida. Si sientes y controlas tu respiración, controlas tu mente y la pones al servicio de tu cuerpo y tu alma, así mientras meditas descargas tu mente de preocupaciones, bloqueos, liberas de emociones que no te gusta y puedes cambiarlas, atraer y visualizar aquello que si deseas a tu vida, eres consciente y puedes encontrar respuestas que tú mismo tienes o que te llegan mediante la intuición, que en un estado normal enfocados en los compromisos y preocupaciones del día/día no sueles reconocer.

!Anímate a regalarte un espacio y un tiempo para estar contigo, a SOLO SER.!

 

Escrito por

Sandra Liliana Moreno Ordóñez
Facilitadora en desarrollo organizacional y personal
www.samandhi.com
info@samandhi.com

La salud y las emociones

Cuando se realizan terapias de armonización energética a pacientes que van a consulta porque se sienten deprimidos, sienten que las cosas no marchan como deseaban, con dolores, pesadez o cansancio en el cuerpo, se detecta como sus campos áuricos se encuentran en desequilibrio en esas zonas donde expresan la dolencia. Es decir, muchas veces las enfermedades proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas y esto ya lo han confirmado la comunidad médica asegurando que el 80% de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional ocasionados por situaciones que suelen suceder en la vida que perturban la salud emocional y generan miedos de futuro, estrés, ansiedad, como por ejemplo al perder el empleo, concebir un hijo, un duelo por el fallecimiento de un ser querido, un divorcio, una lesión, enfermedad, tener problemas económicos, mudarse de casa, de ciudad, país, etc.
Nuestro cuerpo responde según la manera como pensemos, sintamos y actuemos; lo que generalmente se conoce como conexión entre la mente y cuerpo. Por eso cuando estamos estresados, ansiosos o enojados lo que nuestro cuerpo quiere decirnos es que algo anda mal. Y es aquí donde se nos presentan las oportunidades de identificar las causas que originan esos malestares, las emociones o situaciones que lo han provocado y liberarlas con amor y conciencia. Por ejemplo, en épocas emocionalmente difíciles luego del fallecimiento de un familiar o la pérdida de un empleo, es normal que se presenten resfriados. Cuando no hemos expresado algo que realmente sentimos y nos molesta, nos duele la garganta o se afecta toda la zona laríngea y la invitación de nuestro cuerpo es decidir hablar y compartir para liberar esa energía y sanar. También se puede escribir una carta y luego quemarla. Al presentarse dolor o molestias en los miembros inferiores como piernas, rodillas, tobillos, puede presentarse debido a que aún no has tomado una decisión importante en tu vida como cambiar de empleo, mudarte de casa o ciudad, terminar o aceptar una relación. La intención sería decidir buscar el miedo, enfrentarlo y liberar la persona, o situación. Si debes tomar una decisión de cambiar de empleo porque hubo disgusto con tu jefe, el ambiente laboral es inadecuado, no cumpliste a cabalidad tus funciones o simplemente eras excelente empleado pero la empresa decide terminar la relación laboral por cierre, traslado o causas ajenas a tu voluntad y buen desempeño, el aprendizaje podría ser enfrentarte a aceptar que ese empleo igual no te gustaba, ya no eras feliz, sentías que no podías crecer profesionalmente, pero el miedo a explorar otras posibilidades, volver a comenzar, no te permitieron vivir otra experiencia laboral en otra empresa o iniciar tu propio negocio; es aquí donde debes fluir, cambiar la creencia limitadora o algún aspecto discordante que está dentro de ti, no en los demás, no responsabilizar ni juzgar a los demás, liberar con amor y agradecimiento a ese jefe “que te echó”, a ese compañero que te “generaba mal ambiente de trabajo”, a ese vecino que hacia ruido y “te hizo tomar la decisión de cambiar de casa”, a esa pareja que “te dejó de amar”, etc, y decidir atraer en pensamiento, sentimiento y acción que nos merecemos todo el bienestar. Cuando identificamos las emociones y las aceptamos inicia el proceso de transformación, fluyen y ya no se estacan, se transmutan hacia nuestro mayor bienestar y de quienes nos rodean.
A continuación, compartimos esta maravillosa entrevista al Dr. Jorge Carvajal prestigioso médico de renombre mundial, que dedica gran parte de su tiempo a la investigación y al desarrollo de la bioenergética, ciencia de la que es precursor.
Como afectan las emociones nuestra salud?
Por ejemplo, la ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.
Entonces la alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?
La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente.

Y la tristeza?
La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.

Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de uno mismo?
Se deben canalizar para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza. No identificarse con ella, aceptarlas, dejarlas fluir y liberarlas. Realmente las emociones básicas son el amor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto. Constructivo o destructivo. Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo.

Y si aparece la enfermedad?
Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada. Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado. Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes que aceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida. Cada vez más personas sufren ansiedad. La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.

¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia?
La angustia no se puede pasar comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera. La angustia se pasa cuando entras en tu interior, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo. La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el “debería ser”, y no somos ni lo uno ni lo otro. El estrés es otro de los males de nuestra época; viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar. Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie.

El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico. Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?
La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior. Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma.

¿Qué es para usted la felicidad?
Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placer, es integridad. Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices. Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego. Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.

¿Es importante vivir en el presente? ¿Cómo lograrlo?
Dejamos ir el pasado y no hipotecamos la vida a las expectativas de futuro cuando nos volcamos en el ser y no en el tener. Yo me digo que la felicidad tiene que ver con la realización, y ésta con la capacidad de habitar la realidad. Y vivir en realidad es salir del mundo de la confusión.

¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?
El amor, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora.

El amor es magnífico porque crea cohesión. En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo. En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena. En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía. Ahora, desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil. Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama.

Hay una gran confusión en nuestra cultura. Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor. pero no es por amor, es por enamoramiento, que es una variedad del apego. Eso que llamamos habitualmente amor es una droga. Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento. Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme. El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad. Pero a veces nos sentimos atados a un amor. Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo. Hay muchos amores que son así, pura chispa. Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor. Cuando el leño está encendido produce el fuego. Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.

¿Puede darnos algún consejo para alcanzar el amor verdadero?
Solamente la verdad. Confía en la verdad; no tienes que ser como la princesa de los sueños del otro, no tienes que ser ni más ni menos de lo que eres. Tienes un derecho sagrado, que es el derecho a equivocarte; tienes otro, que es el derecho a perdonar, porque el error es tu maestro. Ámate, sincérate y considérate. Si tú no te quieres, no vas a encontrar a nadie que te pueda querer. El amor produce amor. Si te amas, vas a encontrar el amor. Si no, vacío. Pero nunca busques una migaja; eso es indigno de ti. La clave entonces es amarse a sí mismo. Y al prójimo como a ti mismo. Si no te amas a ti, no amas a Dios, ni a tu hijo, porque te estás apegando, estás condicionando al otro. Acéptate cómo eres; lo que no aceptamos no lo podemos transformar, y la vida es una corriente de transformación permanente.

Usa siempre tu discernimiento, escucha tu corazón en todo momento.
Sigue tu verdad interna. Pues hay tantas verdades como Seres.

En parte pienso que algo del secreto está en la escultura autentica: sincera …
la sinceridad alivia los males y ayuda a perdonar los errores.

Enfrentar nuestros miedos, eliminar traumas y bloqueos

Cada vez que pasamos por una situación incómoda e inesperada que nos saca de nuestra armonía y equilibro, se crean bloqueos, que a nivel energético son como pequeñas sombras que se quedan en tu aura.
Todos sufrimos o hemos sufrido situaciones en la vida que nos han generado sentimientos negativos y dolor, que si no los sacamos a la luz, se quedan ahí latentes, alimentándose en silencio de tu energía y que con el tiempo pueden desencadenar en enfermedad o traumas. Existen técnicas que podemos usar desde la emoción para eliminar esos traumas y sentimientos negativos, siempre y cuando no sean casos que realmente necesiten ayuda profesional. Entendemos que revivir la situación que ocasionó el trauma o la emoción negativa es difícil y doloroso, pero si logras recordarla en toda su magnitud, sacarla a la luz, limpiar, se logrará por lo menos el 50% de la sanación.
Técnica No.1
1. Busca un sitio cómodo y siéntate con la espalda recta, también puedes tumbarte, cierra los ojos. Respira profundo por la nariz y entra en un estado de relajación, inhalando el aire hasta tu abdomen y exhalando el aire lenta y profundamente.
2. Repite esta respiración por lo menos 5 veces.
3. Pide mentalmente compañía y protección a tu ángel de la guarda los seres de luz que te acompaña o la Divinidad en quien creas y siéntelos a tu alrededor. Agradece su presencia y su amor para protegerte, cuidarte y recibir las emociones que liberaras a continuación para que ellos puedan transmutarlas.
4. Recuerda un aspecto que te haya marcado ya sea ahora en tu edad adulta o durante tu niñez, por ejemplo una caída que te haya ocasionado mucho dolor, la mordida de un perro, un accidente, etc.
1. Revive el sentimiento, emociones y pensamientos desde la vista, el tacto, el olor, el sonido, el sabor, ubicación, quien te acompañaba o rodea en ese instante, etc. Si es el caso de un disgusto o pelea con un niño de tu barrio, escuela, el accidente, el golpe, etc, concéntrate en aspectos como: que vestido tiene el niño, que están haciendo, que ropa tienes puesta tú? Quienes están contigo, quiénes son? Que hacen esas personas? Como era el clima? Llovía, hacía calor? Como te sentías en el momento? Al sentirte golpeado, lastimado que sientes? Te rompes o quiebras alguna parte de tu cuerpo? Sangras? Que parte exactamente? La persona u objeto que te lastima, que aspecto tiene? El dolor que sientes en una escala de 1 a 10 en cual escala está? Quien te auxilia? Y así sucesivamente.
2. Al traer estos pensamientos es normal que salgan a la luz las emociones retenidas. Llora, grita, di lo que no dijiste esa vez, exprésate! Es posible que digas palabras o expreses con tu cuerpo gestos, déjalos que salgan, escúchalos, siéntelos! Date el regalo de sentir las emociones, no temas! Todo está en perfecto orden! Lograste el objetivo de sacar la escena a la luz, de manifestarse, de no seguir oculta, de darle la oportunidad de liberarla para eliminarla o minimizar su efecto.
3. Respira nuevamente, recupérate.
4. Ahora revive una situación en donde te sientas feliz, agradecida, una escena divertida donde ríes y no puedes parar de reír, una actividad donde construyes o regalas algo a un ser querido que lo haces feliz y tu sientes esa felicidad, o un regalo inesperado que te da enorme felicidad.
5. Deja que las emociones salgan, fluyan. Siéntelas!
6. Agradece a Dios, a tus ángeles, a la Divinidad o al Ser Superior, la experiencia de liberación.
7. Respira lentamente, mueve tus brazos, pies y abre los ojos.

Técnica No.2
1. Respira profundo y entra en un estado de relajación. Pide compañía y protección a tu ángel de la guarda o seres de luz.
2. Localiza el sitio de tu cuerpo donde sientas el miedo.
3. Expresa como lo sientes: es un dolor? Una punzada? Te tiemblan las piernas? Alergia en alguna área de tu cuerpo? Un nudo? Presenta algún color? Déjalo que exista, obsérvalo.
4. Si puedes tocar el área de tu cuerpo donde la emoción del miedo se ha manifestado, acaríciela, abrázala, acéptala, envíale amor, luz y di en voz alta: “Miedo a … eres bienvenido a mi vida, te amo y te acepto. Sé que existes porque deseas ayudarme y tienes una misión que cumplir. Agradézcale su compañía.
5. Ahora es el momento de soltarlo al universo: Visualiza que estas acostada o sentada y tú Espíritu se retira de tu cuerpo físico y te ubicas a un lado. Es decir, puedes visualizar que sales de tu cuerpo y te ubicas en la parte superior de tu cabeza, eres un observador.
6. Respira nuevamente inhalando y exhalando 3 veces y mentalmente prepárate para envolver en luz blanca esas emociones o energías y entregárselas a los seres de luz. Es posible que sientas que no deseas hacerlo, que aun esas energías o emociones deseen permanecer contigo. Debes ser firme para dejarlas salir y entregarlas a la Luz.
7. Visualiza que las entregas en forma de un remolino ascendente, y se van… se marchan…ya no están contigo, ni en tu cuerpo…las ves salir rodeada de luz blanca y que los seres de luz se las llevan, se hacen diminutas… lejanas…desaparecen.
8. Nuevamente respira, recupérate. Llena de luz y amor el espacio donde antes sentías el miedo.
9. Vas a volver a tu cuerpo a la cuenta regresiva de 10 a 1….es decir, visualiza que vuelves a entrar a tu cuerpo.
10. Comienza a mover y sentir tus pies, tus manos, mueve suavemente tu cabeza, hombros, cuerpo. Abre los ojos!

Puedes realizar los ejercicios anteriores para otras situaciones que también desees liberar por pequeñas o insignificantes que parezcan. Tu mente adquirirá práctica, te sentirás cómodo y podrás evidenciar resultados sorprendentes al desbloquear tú mismo energías densas, negativas que llevaban contigo años y tus miedos irán desapareciendo. Que maravillosa forma de sanarse a ti mismo y tener una vida plena llena de amor y luz, ¿verdad?